jueves, 5 de enero de 2012

PELOTAS DULCES


Por una vez y sin que sirva de precedente con esta receta nos apartamos radicalmente de nuestra dieta mediterránea, ya que como vais a comprobar cuando leáis los ingredientes de hoy, esto no es una receta, no, es una bomba de calorías, pero en su defensa diré, que sólo está permitido comerlo una vez al año, así que sin más, vamos a ver esta bomba:

PELOTAS DULCES
Ingredientes:
·       ¼ de almendra rallada
·       ¼ de pan rallado
·       ¼ de azúcar
·       ¼ de tocino
·       1 limón rallado
·       2 huevos enteros y 2 yemas
·       Canela
Elaboración:
Lo primero que tenemos que hacer es hervir el tocino. En una cazuela mediana ponemos agua, cuando comience a hervir, le añadimos el tocino y con el fuego a intensidad baja, dejamos hasta que el tocino esté blandito.
En un bol introducimos todos los ingredientes y los amasamos con las manos muy bien, hasta que el azúcar no se note nada y el tocino esté completamente deshecho. Esta parte es la más costosa, porque necesita un buen rato para lograr que todos los ingredientes estén bien mezclados.
Hacemos las pelotas con las manos, le damos forma de albóndiga y tiene que estar bien apretada la masa, para que al freír no se separe y se nos desmenuce. Para freírlas, primero batimos 2 claras, casi a punto de nieve, untamos cada una de las pelotas y las freímos bien con abundante aceite (muy caliente), después las colocamos en un plato con papel cocina para que escurra el aceite. Se comen frías, como postre de los días de Navidad.
      El secreto para que nos queden bien, es la intensidad del fuego, primero ponemos el fuego a tope, para conseguir que el aceite esté muy, muy caliente, en el momento que comenzamos a freírlas, el fuego lo bajamos al mínimo, y las freímos muy lentamente.
        Este postre siempre ha sido uno de los más aclamados en las casas de mis abuelos, de mis tíos, etc. Siempre recuerdo las Navidades pasadas con la familia de mi madre, a mi abuela Teresa y a mi tía Lola y mi madre preparando estas pelotas, y recuerdo a mi tío Juan y a mi padre, que cuando llegaban la mañana de Navidad a casa de mi abuela, preguntaban a las mujeres de la casa: ¿Tenemos partida hoy? (en clara referencia a las pelotas) y cuando les decían que si, eran los hombres más felices del mundo!! Así que en honor a todos ellos he querido compartir esta receta, que espero os guste mucho.

No hay comentarios:

Se ha producido un error en este gadget.